press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/17

press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/4

ELLAS SON NUEVA VENECIA

2018

En el contexto de Nueva Venecia o “El Morro”, un pueblo palafito en la Ciénaga de Pajaral, departamento de Magdalena, Colombia, inevitablemente se perciben las cicatrices y las huellas de la masacre ocurrida en el 2000 debida al conflicto armado colombiano. Este suceso dejó casi cuarenta víctimas y al pueblo entero vestido de luto; dieciocho años después, aún se respira el paso de la tragedia y la nostalgia a través de sus paisajes, sus miradas y sus incontables historias. Sin embargo, también es un lugar donde se habla de sueños, donde se encarna fuertemente el sentido de comunidad y de familia sobre los troncos y las tranquilas aguas de la ciénaga. Normalmente este lugar se representa por sus pescadores y los trabajos que desarrollan los hombres para brindar agua a esta comunidad, que también está conformada por mujeres a las cuales nunca se les ha dado protagonismo.

“Ellas son Nueva Venecia” busca darle una mirada a esas mujeres que viven su feminidad en un emplazamiento tan complejo como éste; este proyecto busca exponer mediante la fotografía y un proceso de indagación, acercamiento, empatía y búsqueda de espacios y conversaciones íntimas con algunas mujeres en diferentes etapas de la vida, una exploración de la feminidad a través de su vida cotidiana, su intimidad, sus historias, sus gustos y sus memorias.

Las mujeres de Nueva Venecia tienden a ser nobles, alegres, con miradas profundas y carácter fuerte. En general son descomplicadas y viven su feminidad de una forma bastante sencilla. Tienen una unión femenina muy fuerte entre sí, ya que pasan mucho tiempo juntas debido a que son mujeres cien por ciento de casa.

En las calles, que no son calle sino caminos de agua, el trabajo es principalmente la pesca y son los hombres quienes se dedican a ello. No se ven mujeres trabajando por fuera de sus casas como en cualquier pueblo o ciudad, pues no tienen mucho o nada que hacer afuera. Ellas pertenecen a los hogares, sea el de ellas o el de sus amigas, vecinas o familiares. Se asemeja a los tiempos en los cuales los hombres salían a cazar y las mujeres se quedaban en las cuevas. Todas estas dinámicas las forman, las definen y las hacen auténticas.